Antonino es el tiempo y el lugar…

El tiempo y el lugar

Porque: Respetamos el juego como actividad rectora en la vida del niño y de la niña, sabemos que es solo a partir de éste, que pueden aprender las normas, los hábitos y las rutinas, así como los contenidos académicos necesarios para una verdadera educación.

El tiempo y el lugar

Porque: Educamos en la formación de hábitos, normas y rutinas que permitirán a los niños y a las niñas la rigurosidad y la disciplina necesarias para su futuro proyecto académico, laboral y humano, es decir, para el cumplimiento de sus metas y de sus sueños.

El tiempo y el lugar

Porque: Adoptamos la pedagogía activa, el enfoque constructivista: Aprender haciendo y descubrir y explorar aprendiendo.

El tiempo y el lugar

Porque: Promovemos la inteligencia en su máxima expresión: La creatividad y la imaginación.

El tiempo y el lugar

Porque: Ofrecemos pautas y referentes firmes, para que los niños y las niñas puedan hallar claridad para enfrentar el futuro y el entorno social con más seguridad.

El tiempo y el lugar

Porque: Los niños y las niñas tienen nombre propio y dan lo mejor de sí, al descubrir sus fortalezas y capacidades, a través de una exigencia con afecto.

El tiempo y el lugar

Porque: Queremos demostrar que la inteligencia no está sólo en el cerebro sino también en las manos y el cuerpo.

El tiempo y el lugar

Porque: Lo fundamental es el desarrollo del pensamiento vía para acceder a cualquier conocimiento.

El tiempo y el lugar

Porque: Se busca la gratificación en el conocimiento, el disfrute en el arte, la exploración de la naturaleza y el mundo y el entusiasmo en el encuentro y en la compañía de otros seres humanos.

El tiempo y el lugar

Porque: Reconocemos la necesidad de fortalecer la dimensión afectiva y emocional como base para el desarrollo de la inteligencia en sus diversas manifestaciones.

El tiempo y el lugar

Porque: Se construye día a día el goce de estar y de ser, la alegría de vivir.